CURSO DE BIO TIENDA CONTACTO BLOG ACADEMY

EL MIEDO Y LA DECISIÓN DE SENTIRLO

La biodescodificación enseña a bajar las emociones que están exageradas y a mover las que están ocultas. Es importante dejar de reprimir y exagerar las emociones para poder tener un bienestar emocional, intelectual y físico. Las emociones son las que nos permiten adaptarnos al ambiente porque son las que nos avisan cuando hay un peligro. El miedo no es una emoción negativa, el miedo es una alarma. Cuando mi inconsciente me da una emoción lo que espera es que yo actúe y que sea en relación a cómo ya actué en el pasado. La emoción me lleva a moverme, tal como lo indica su sentido etimológico, emoción proviene del latín emovere, movimiento. La emoción es la activación simpática para adaptarme al entorno. 

Necesitamos a las emociones para poder crear y siempre tienen un sentido biológico. 

Las emociones son la consecuencia de necesidades evolutivas. Se necesita estar enojado para luchar, se necesita estar triste para encontrar nuevos puntos de vista, así como se necesita sentir miedo para huir, para congelarse y sobrevivir. 

Las emociones son el resultado de un proceso evolutivo cuyo fin siempre es la adaptación, por lo tanto sabemos que están allí para cumplir una función. 

¿Qué función cumplen las emociones? 

Cumplen una función adaptativa porque empujan al organismo a tener una actitud determinada. Esa conducta determinada nos lleva luego a procesar la información de una determinada forma para dar una respuesta. 

Por lo tanto, la emoción es el vehículo de la información para que nos podamos adaptar al medio ambiente. Pero a veces sucede que esa información es desadaptativa y debemos realizar un trabajo de autoindagación para comprender y trascenderla, aprendiendo. 

Para dejar de ser víctima de sentir ese miedo yo puedo aprender de la experiencia de sentir el miedo. Es decir que el mismo miedo es la forma en la que termina el miedo. Pero, ¿Qué sucede? 

Pensamos que no hay que sentir miedo, que es incorrecto hacerlo. La misma pregunta ya entraña el ¿a ver como no siento el miedo? y me encuentro con que para no sentir miedo primero tengo que sentirlo. De otro modo estaríamos negando lo que estamos reconociendo en nosotros. 

El miedo es solo un momento en la consciencia y cuando se es consciente de él, te enseña muchas cosas. 

Este es uno de los puntos fundamentales que distinguen la experiencia de cualquier persona que realice una sesión de biodescodificación, de una terapia convencional. En una sesión de biodescodificación se debe tomar una decisión que será fundamental para la sanación y la toma de consciencia. Pero ésta depende siempre de la humildad del consultante, y es la decisión de sentir la emoción que quedó oculta a la escena de conflicto que trae, que como sabemos siempre es miedo. 

La biodescodificación es como una clase de natación, en donde para aprender a andar, desarrollar las destrezas y trascender los posibles miedos que puede despertar, se debe estar sumergido en el agua. No es posible aprender a nadar por más que el profesor de natación te explique las técnicas y lo que no debes hacer. Se necesita estar sumergido en el agua experimentándolo. Con la biodescodificación sucede lo mismo, la única manera de que el consultante pueda realizar un cambio de percepción sobre la situación que lo tiene en estrés es experimentando las emociones y tomando la decisión de atravesarlas. 

Close

ACCEDE AL CURSO GRATIS DE BIO